¿qué son los superalimentos?

Varios superalimentos

Los superalimentos son nutricionalmente los alimentos más densos en el planeta y se han utilizado durante miles de años por los pueblos indígenas para sanar la mente y el cuerpo. En el mundo tóxico de hoy, es buena idea incluirlos en tu dieta para mejorar tu rendimiento, aumentar la vitalidad y sentirte rejuvenecido.

En la historia de la humanidad puede que seamos la generación más sobrealimentada, pero al mismo tiempo la más desnutrida y con más enfermedades crónicas. La dieta occidental llena de alimentos refinados e industrializados han eliminado de nuestra dieta diaria minerales, vitaminas y nutrientes fundamentales para una salud radiante y óptima.

Una de las maneras de mejorar de forma rápida y sencilla nuestra salud es aumentar la ingesta de superalimentos, alimentos ricos en nutrientes que tienen un poderoso efecto sobre la salud humana.

Los superalimentos son en su mayoría alimentos crudos que son más densos en nutrientes que los alimentos procesados y cocinados. Ricos en enzimas también están llenos de vitaminas, minerales, fitonutrientes y fitoquímicos, que ayudan a protegernos contra las enfermedades. Llenos de antioxidantes tienen un amplio potencial terapéutico y propiedades anti-microbianas y anti-inflamatorias.

Los superalimentos es una tendencia que crece día a día. Cada vez más personas están descubriendo que se sienten mejor cuando los añaden a su dieta. Las semillas de chia, la maca andina, espirulina y chlorella, y granos antiguos como la quinoa, entre otros muchos son cada vez más populares y cada vez más fácil encontrarlos en tiendas y supermercados.

El concepto del alimento como medicina no es nuevo. Por todos es reconocido el valor de comer bien, la importancia de la dieta, y el potencial de ciertos alimentos para la salud y el bienestar. Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu alimento, ya lo decía Hipócrates.

La Clínica Mayo define los superalimentos como aquellos alimentos que cumplen al menos tres requisitos. Que son fuente excelente de fibra, vitaminas, minerales; con alto contenido en fitonutrientes y compuestos antioxidantes como las vitaminas A y E y el betacaroteno; y de baja densidad calórica. Todos ellos factores que hacen que los superalimentos puedan ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y otras afecciones y trastornos de salud.

Con nuestro estilo de vida puede que no sea fácil consumir los suficientes nutrientes necesarios para tener un rendimiento en nuestra vida óptimo. Nos hemos olvidado del verdadero propósito de comer que es nutrir nuestros cuerpos. Actualmente los alimentos refinados, procesados, fritos, dulces y grasos son las opciones más rápidas y fácilmente disponibles, también suelen ser las más baratas. Con ellos saciamos nuestro apetito sin conseguir los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para ser vitales.

Desde pequeños comenzamos a tener importantes carencias nutricionales que a la larga afectarán nuestra salud y nuestro estado anímico. Cada vez estamos más cansados y recurrimos a más excitantes como el café, colas y a dulces e hidratos de carbono simples en busca de energía rápida, y así una y otra vez, cada vez más cantidades.

La buena noticia es que en la mayoría de los casos puedes revertir la situación con un cambio en tu dieta.

Los superalimentos en su forma natural pueden dar a tu cuerpo la nutrición que necesitas para un funcionamiento óptimo y para prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades y condiciones debilitantes.

Los superalimentos son una sólida fuente de fibra dietética, vitaminas y minerales que nos van a ayudar a conseguir nuestros objetivos de bienestar y salud. Están llenos de antioxidantes que apoyan el sistema inmune, ayudan a desintoxicarnos y reducen el riesgo de enfermedades crónicas, mejorando nuestra la salud física.

¿Quién no querría añadir alimentos que nos protegen de las enfermedades en su lista de la compra?

7 días de la semana para potenciar tu dieta con superalimentos

Lunes: Hortalizas de hojas verdes como la col rizada o kale es una de las mejores cosas que puedes añadir a tu dieta para mejorar tu salud. Proporcionan muchos antioxidantes, ácido fólico, B12, hierro para la formación de la sangre y betacarotenos para la vista.

Martes: Los brotes dan a la comida un impulso nutricional. Mejoran la digestibilidad y valor nutricional de cualquier semilla comestible. Son ricos en vitaminas A, B, C y proporcionan enzimas vivas que ayudan con la digestión.

Miércoles: Comer crucíferos como la coliflor, el brócoli o el repollo protege contra el cáncer y otras enfermedades crónicas. Estas verduras están repletas de antioxidantes, vitamina C y selenio.

Jueves: Los alimentos fermentados no solo son altamente nutritivos, también promueven el crecimiento de bacterias intestinales amigas, que son tan importantes para la digestión. Prueba vegetales fermentados, yogur, kéfir, tempeh o miso.

Viernes: Consume más coco El agua de coco es naturalmente rica en electrolitos que hidratan y alcalinizan el cuerpo. El aceite de coco es uno de los aceites de cocina más seguros a altas temperaturas, ayuda a perder peso y es compatible con la función inmune.

Sábado: Chlorella y espirulina, ricas en antioxidantes, aumentan la función inmune y pueden prevenir enfermedades. Suministran proteínas, hierro, magnesio, vitaminas B, betacaroteno y grasas omega-3. También son potentes desintoxicantes. Agrega una cucharada de ambas a tu smoothie.

Domingo: Dale a tu dieta un impulso antioxidante con bayas acai o bayas maqui.Estas súper bayas protegen a las células del estrés oxidativo y el envejecimiento prematuro. Pruébalas en batido.

Sé crítico con los contenidos que lees en internet

No olvides que muchas veces la obsesión por los superalimentos caros y exóticos hacen que nos olvidemos de alimentos más habituales y baratos que también nos mantienen saludables: manzanas, huevos, salmón, yogur, naranjas, o brócoli por poner algún ejemplo.

El término “superalimento” es utilizado de manera abusiva por especialistas en marketing y etiquetar los productos como superalimentos puede engañar a las personas haciéndolas creer que están comiendo saludable cuando no lo hacen. El marketing suele triunfar sobre la ciencia por eso sé crítico con los contenidos que lees en internet, incluso los de esta web.

Prueba los superalimentos de manera paulatina y observa si son beneficiosos para tu salud, incorporándolos a tu dieta habitual. Lee también los comentarios de otras personas que podrán ayudarte, y siempre ante la duda consulta a tu profesional de la salud.