ghee

El ghee es una grasa saludable con muchos beneficios. No sólo hace que la comida sepa mejor, es también esencial para la absorción de las vitaminas A, D, E y K que se encuentran en los alimentos que consumes.

Tiene tono dorado y textura oleosa. Como el aceite de coco puede volverse sólido cuando se mantiene a bajas temperaturas.

¿Qué es el ghee?

El ghee es la mantequilla tradicional que se ha clarificado, proceso que elimina los sólidos de la leche: la caseína, la lactosa y el agua. Gracias a esto se puede dejar a temperatura ambiente, sin que se eche a perder. Está compuesto de grasas saturadas saludables, más fáciles de digerir que las la mantequilla tradicional, y que aumentan la capacidad del cuerpo para absorber las vitaminas y los minerales de otros alimentos.

¿Por qué elegir ghee a la mantequilla tradicional? Ghee se diferencia de la mantequilla regular en que no se quema fácilmente cuando se calienta. Tampoco necesita ser refrigerada. No contiene lactosa ni sólidos lácteos que se filtran durante el proceso de cocción. También tiene una mayor concentración de ácido butírico, conocido por sus efectos positivos sobre el sistema inmunológico y la inflamación.

La mantequilla ghee no es un superalimento nuevo. De hecho tiene miles de años. Utilizada durante siglos en las prácticas ayurvédicas, el ghee se originó en el subcontinente de la India creado originalmente para evitar que la mantequilla se estropee durante el clima cálido, y se usa ampliamente en las cocinas india, pakistaní e iraní.

Actualmente se está redescubriendo todo su potencial de nutrición y embellecimiento, ha ganado un gran reconocimiento en los últimos años por sus beneficios para la salud ya que aumenta la energía, cura la inflamación y mantiene la piel radiante.

Propiedades de la mantequilla ghee

La mantequilla ghee está llena de antioxidantes, vitaminas y minerales que son solubles en grasa, lo que ayuda en la absorción de estos nutrientes. Tiene un perfil vitamínico único, es rica en vitaminas A, D y E, también vitamina K2 también conocida como menaquinona fundamental para tener unos huesos fuertes.

Libre de caseína y lactosa el ghee es fácilmente tolerada por personas intolerantes a la lactosa y proteínas de la leche. Para las personas que tienen alergias o sensibilidades a estos componentes lácteos, el ghee es claramente mejor opción que la mantequilla clásica.

La caseína y lactosa son los dos nutrientes de los productos lácteos que con mayor frecuencia causan alergias y sensibilidades. Pueden causar síntomas como erupciones y enrojecimiento, tos, síntomas asmáticos, dolor abdominal y náuseas, vómitos y diarrea.

La mantequilla ghee es ideal para cocinar a altas temperaturas. Tiene un alto punto de humo, que es la temperatura a la que las grasas se vuelven volátiles y comienzan a transformarse en humo y a dañarse, por lo tanto, cuando se cocina a temperaturas muy altas, el ghee tiene una clara ventaja sobre la mantequilla.

El ghee también produce mucho menos acrilamida en comparación con los aceites vegetales y de semillas, un compuesto tóxico que se produce cuando se calientan en exceso las grasas y aceites.

Es importante distinguir entre el ghee hecho con lácteos y el ghee hecho con aceite vegetal, que se conoce como ghee vegetal que contiene entre un 14 y un 40% de grasas trans. Solo el ghee de mantequilla 100% láctea contiene todos los beneficios y propiedades mencionados en este artículo.

Por qué las grasas saturadas del ghee son saludables

¿Estás preocupada por las grasas saturadas y las enfermedades del corazón y no acabas de entender el concepto de grasas saturadas animales actualmente buenas para tu salud? No te preocupes, es totalmente lógico si hacemos caso a lo que en las últimas décadas nos han contado, resaltando el vínculo entre la grasa saturada y enfermedades cardíacas.

Durante décadas las grasas saturadas de productos animales como las del ghee, carnes, o los huevos, han sido tratadas como el enemigo público número uno en una dieta saludable. Los alimentos bajos en grasa o “light” llenos de carbohidratos aparecieron en los estantes de las tiendas por todas partes. Y aunque muchos consumidores se están dando cuenta de las bondades de determinadas grasas saturadas, desafortunadamente las grasas trans sintéticas siguen en miles de productos en nuestros supermercados siendo más dañinos y sabiendo que pueden causar enfermedades cardíacas y diabetes.

Sin embargo un estudio observó que consumir ghee reduce los triglicéridos y aumenta los niveles de colesterol HDL benéficos.

El ghee al ser más concentrado que la mantequilla proporciona un poco más de ácido butírico y otras grasas saturadas de cadena corta. Los ácidos butíricos son ácidos grasos antiinflamatorios que mantienen nuestro revestimiento intestinal y metabolismo en buena forma.

El ghee hecho de mantequilla alimentada con pasto orgánico contiene ácido linoleico que puede ayudar a reducir el colesterol, reducir la inflamación y disminuir la presión arterial, muy popular en la industria cosmética debido a sus propiedades benéficas sobre la piel.

Beneficios del ghee para la salud que debes conocer

Estos son algunos de los beneficios más populares del ghee:

  • Según la medicina ayurveda comer ghee regularmente ayuda a mejorar la vista.
  • El ghee se usa ampliamente no sólo para el tratamiento de quemaduras, además ayuda a reducir la inflamación en la piel aplicándolo en las zonas afectadas.
  • El ghee ayuda en la pérdida de peso reduciendo el apetito para que sea más fácil la dieta, al tiempo que aumenta nuestra energía para realizar actividad física y la función cognitiva. La grasa también aumenta la saciedad al decirle al cerebro cuando has comido suficiente.
  • Para el alivio de la tos puedes comer una cucharadita de ghee directamente para un alivio instantáneo.
  • Aumenta el ácido gástrico y mejora la digestión.
  • Lubrica las articulaciones y reduce la inflamación.

La mantequilla ghee es una de las grasas más saludables y sabrosas con la que puedes nutrir tu cuerpo. Pero ¿sabías que el ghee va más allá de la cocina y que se usa tópicamente para curar y nutrir la piel y cabello?:

  • Los ácidos grasos en el ghee estimulan la hidratación profunda y hacen la piel más suave e hidratada. También la ilumina y frena su envejecimiento. Para ello sólo tienes que masajéarlo en tu piel diariamente, aplica el ghee directamente en la cara con un suave masaje. Luego lávala después de 15-20 minutos.
  • También cura e hidrata los labios agrietados cuando se aplica sobre los labios secos.
  • Ghee también ayuda a aclarar las ojeras. Colócalo en los párpados superiores y debajo de los ojos para deshacerte de tus ojos apagados y cansados en unos pocos días.
  • La mantequilla ghee también hace maravillas con tu cabello. Lo acondiciona profundamente y es eficaz para arreglar puntas abiertas, sólo tienes que aplicarlo en las puntas, dejarlo actuar unos 15-30 minutos y aclarar con tu champú habitual. Puedes mezclarlo también con aceite de oliva o aceite de coco para hacer una mascarilla supernutritiva.

Cómo hacer ghee en tu propia casa

¡Una vez aprendas a hacer tu propio ghee nunca querrás comprarlo de nuevo! 

Cocinar ghee en tu propia cocina es fácil y económico. Se hace calentando la mantequilla hasta separar las partes líquidas y sólidas de la grasa.

Es importante tener en cuenta que el ghee es tan bueno como la leche utilizada para hacer la mantequilla original.

Siempre que puedas utiliza mejor mantequilla de vacas alimentadas con pasto natural. La leche cruda de vacas orgánicas alimentadas con pasto contiene mejores nutrientes y presenta un menor riesgo de contaminación por hormonas de crecimiento, antibióticos y patógenos.

Ten en cuenta además que los productos cárnicos y lácteos alimentados con pasto natural tienen más omega-3, uno de las grasas esenciales que necesita nuestro organismo para mantenernos sanos.

INGREDIENTES:

  • 1/2 kilo de mantequilla sin sal alimentada con pasto preferiblemente (o un kilo si quieres hacer más cantidad)

EQUIPO NECESARIO:

  • Olla o cacerola mediana
  • Bote de vidrio con tapa de tamaño mediano (o grande dependiendo de la cantidad)
  • Tamiz de tela o malla fina

INSTRUCCIONES:

  • Coloca la mantequilla en la olla y caliéntala a fuego medio-bajo.
  • Después de unos 20 minutos la mantequilla comenzará separarse en espuma en la parte superior, líquido en el medio y sólidos en el fondo de la olla.
  • Continúa calentando hasta que vea que los sólidos de la leche comienzan a tornarse de color marrón claro y el líquido adquiere un color dorado intenso.
  • Retira del fuego y deja enfriar unos minutos.
  • Vierte la mantequilla derretida a través de la gasa o colador de malla fina en el frasco de vidrio.
  • Desecha los sólidos restantes que queden en la estopilla o en el colador.
  • Deja que se enfríe completamente antes de cubrir el frasco.
  • ¡E VOILA! Ya tienes tu mantequilla ghee.

Cómo consumir mantequilla ghee

Puedes usarlo de la misma manera que usarías la mantequilla o el aceite de oliva. Puedes untarlo en tu tostada, o usarlo para cocinar o hornear igual que harías con tu aceite de cocina o mantequilla tradicional.

La mantequilla ghee tiene un sabor a nuez y queda estupendamente con especias fuertes, por lo que es un elemento básico de la cocina india y tailandesa. Puedes probar a hacer ghee con especias agregando hierbas o condimentos como el ajo, cúrcuma, comino, romero, el jengibre o la canela al comienzo del proceso de clarificación.

Su rico sabor a nuez y su alto punto de humo lo hace perfecto para saltear, dorar, freír y asar. Es ideal para el curry, salsas y platos cocinados a fuego lento. También es genial para saltear verduras con un poco de sal marina.

Agrégalo a tu café de la mañana para hacer un “bulletproof coffe”, café a prueba de balas para aumentar tu rendimiento que tiene un fuerte impacto en tu energía y función cognitiva.

El ghee puede guardarse a temperatura ambiente o refrigerada.

¿Con toda esta información no es cierto que todos deberíamos estar consumiendo más ghee? 🙂