chia semillas

Hoy en día las semillas de chía son conocidas como fuente vegetal de omega-3 y fibra, y sus efectos positivos para la salud incluyen aumentar la energía, estabilizar azúcar en sangre, ayudar a la digestión y reducir el colesterol.

Chia en cuenco

¿Qué son las semillas de chia?

La chía es una semilla comestible de la planta Salvia hispanica de la familia de la menta que crece en abundancia en el sur de México, extendiéndose su cultivo a muchas otras partes del mundo como a Australia, actualmente uno de los principales productores. A pesar de la reciente popularidad, las pequeñas semillas negras y blancas fueron un componente principal de las dietas aztecas y mayas en la época precolombina y fueron la ración básica de supervivencia de los guerreros aztecas.

La existencia de las semillas de chía se remonta a 3500 antes de Cristo en América Central y el nombre proviene de la palabra maya "Chia" que significa fuerza. Se cree que las semillas de chia fueron utilizadas por los mensajeros mayas, que podían llevar en una pequeña bolsa una cantidad suficiente para mantener la energía durante largas travesías aumentando su resistencia.

Para los aztecas la chía era considerada también como un medicamento y fué utilizada de múltiples maneras como por ejemplo para estimular el flujo de saliva, aliviar el dolor en las articulaciones y calmar la piel irritada.

En Mexico fue un cultivo importante pero después de la conquista española las autoridades la prohibieron porque los indígenas utilizaban las semillas como ofrendas en los rituales aztecas. Las semillas de chia fueron posteriormente reemplazadas por otras semillas más populares hoy en día como el maíz, hasta que en 1991 se inició un proyecto para recuperar alimentos perdidos donde se incluyó las semillas de chía.

En 100 gramos de semillas de chia hay típicamente 20,7 g de proteínas, 32,8 g de aceite de los cuales el 64% son ácidos grasos omega 3, 41.8g en hidratos de carbono de los cuales fibra es 41.2g, 714mg de calcio, 16.4mg de hierro, 613mg de niacina (B3), 0.18mg de tiamina (B1), 0.04mg de riboflavina (B2).

Hay un montón de razones para que agregues las semillas de chía a tu dieta. Pequeñas pero con un gran perfil nutricional, son ricas en nutrientes y antioxidantes, contienen calcio, manganeso y fósforo, y son una gran fuente de aceites omega-3 saludables.

Las semillas de chía pueden ser consumidas en zumos y sopas o simplemente en un vaso de agua; o molidas, lo que es una ventaja con otro tipo de semillas. También puedes espolvorear en ensaladas, o añadir a la masa del pan si lo horneas, incluso puedes comer los brotes de chía que son igual de saludables.

Hoy en día la semillas de chía están disponibles en muchas tiendas naturistas, herbolarios y supermercados y es un alimento fácil de añadir a tu dieta. La mejor chia es de color negro y blanco. La de color marrón claro suele ser de peor calidad.

Propiedades semillas de chia

Chia semillas en bol

Las semillas de chia son ricas en antioxidantes que ayudan a protegernos de los radicales libres, el envejecimiento y el cáncer. Pero quizás por lo que las semillas de chía son tan populares recientemente es porque ayudan a perder peso. Debido a la acción conjunta de la fibra, los ácidos grasos omega 3 y la proteína reducen los antojos de otros alimentos al sentirnos llenos más rápido.

Pero hay muchos más beneficios asociados al consumo regular de chía. Por ejemplo ayuda a la salud digestiva regulando la función intestinal por ser fuente natural de fibra, absorben hasta 10 veces su peso en agua, formando un gel voluminoso. Tampoco contienen gluten por lo que pueden consumirlas personas celíacas.

Es fuente natural vegetal de ácidos grasos omega-3, importantes para la salud del cerebro y protegen contra la inflamación, como la artritis y las enfermedades del corazón.

Ayuda a prevenir las subidas de azúcar en la sangre, ralentizando la rapidez con que nuestro cuerpo convierte los carbohidratos en azúcares simples, disminuyendo los niveles anormalmente altos de insulina, por lo que es de gran ayuda a pacientes diabéticos.

Es fuente natural de calcio, fósforo y manganeso, vital para la salud ósea y bucal, y prevenir la osteoporosis. Estos nutrientes ayudan también a mantener un peso saludable y prevenir la hipertensión, y son importantes para el metabolismo energético.

Las semillas de chía también son una gran fuente de proteínas para los vegetarianos, rica en triptófano, un aminoácido que ayuda a regular el apetito, el sueño y mejorar el estado de ánimo.

La Clínica de Cleveland asegura que las semillas de chía mejoran la salud del corazón, al reducir el colesterol, triglicéridos y aumentar el colesterol bueno HDL. También disminuyen la presión arterial y proteína C reactiva (un signo de inflamación) en diabéticos tipo 2.