echinacea

La equinacea es una de las hierbas medicinales más populares en el mundo usadas contra el resfriado común y la gripe. También es conocida por estimular el sistema inmunológico y ayudar al cuerpo a combatir infecciones.

Echinacea plantas

La equinácea es una hierba perenne originaria de la región centro-oeste de América del Norte. Los nativos americanos la utilizaban para tratar las infecciones y las heridas como cura-todo. A lo largo de la historia la gente ha utilizado la equinácea para el tratamiento de la escarlatina, la sífilis, la malaria y la difteria por ejemplo.

Fue muy popular durante los siglos XVII y XIX en Estados Unidos y más actualmente en Alemania durante el siglo XX, de donde proviene la mayor parte de la investigación científica.

Hoy en día millones de personas utilizan la equinacea para el resfriado, infecciones, dolores de garganta, tos y fiebre y en general para impulsar el sistema inmunológico y aumentar las defensas del organismo, reduciendo los síntomas de la mayoría de procesos víricos y gripales. Con menos frecuencia, la equinácea se ha usado para problemas con heridas y de la piel, como el acné o forúnculos.

La equinácea está disponible en extractos, tinturas, tabletas, cápsulas y ungüentos. También está disponible en combinación con otras hierbas, vitaminas y minerales.

Varios laboratorios y estudios en animales han demostrado que la equinácea contiene sustancias activas que activan el sistema inmunológico, aliviando el dolor y reduciendo la inflamación. Estas incluyen polisacáridos, glicoproteínas, aceites volátiles y flavonoides.

Sin embargo recientemente la eficacia de la equinacea ha sido objeto de debate. Algunos estudios sugieren que la equinácea no tiene ningún impacto más que el efecto placebo.

¿Qué experiencia tienes tu con la echinacea? ¿Buena o mala?

  • superalimentos

    Estudios de laboratorio han demostrado que la equinácea tiene numerosos efectos sobre las células del sistema inmunológico al estimular la producción de células T y interferón(proteína que estimula el sistema inmunológico). También estimula la internalización de los cuerpos extraños por las células inmunes para retirarlos de la circulación y aumenta la capacidad de las células inmunitarias para ir al sitio de la infección.